domingo, 1 de diciembre de 2013

Largo vacío

La verdad es que desde que terminó lo que terminó en mi vida, y a raíz de dejar de hacer cosas para olvidar, y de hacer otras para dejar de recordar, he generado un pequeño vacío en mi vida.

Y no hablo del sentimental, hablo simplemente de que llega el fin de semana, cuando uno tiene más tiempo libre, y en teoría más ganas de hacer cosas que te entretengan sin que sean una obligación y resulta que a mi se me hace largo, algo que en mi puta vida había pensado que me ocurriría.

Sólo una mañana de este finde, el mismo sábado, me dio por salir a la playa a hacer uso de la réflex, amortizarla un poco y aprender a hacer fotos a base de fallar y fallar. Luego hice otra cosa milagrosa, ir a visitar a unos amigos sin haber quedado previamente, algo que surgió de manera tan espontánea como sorpresiva.

Pero si no fuera por eso, que puñetas hubiera hecho? No lo sé. El domingo lo he tirado en ver MChef, una peli, jugar muy poco, casi forzado.. Las horas se me hacen eternas cuando no tengo nada que hacer. Lo peor es que luego me da rabia que se acabe el finde y empiece a trabajar y los estudios, pero en cierta manera me quejo aliviado de que sea Lunes.

Es injusto pensar que esto viene a raíz de la ruptura, pues antes, por culpa de la distancia, muchas veces tardábamos horas en hablarnos. Aunque era diferente y había una motivación, ahora parece que la hubiera perdido cualquier atisbo de motivación. No se.. Noto un vacío que intento llenar de alguna manera (sobretodo aprender a fotografiar). No es un vacío sentimental, o eso creo (o eso espero), es un "quiero hacer algo, no se qué ni tampoco tengo ganas". Es un rollo así como sin tristeza ni nada, completamente hueco. A ver si me motivo, al menos a hacer deporte que me vendrá bien. Aunque sera lo de siempre, mucho prometer y poco hacer.

La única motivación que he tenido, más allá de unas puñeteras fotos en todo este tiempo es intentar ser mejor hermano. Algo me dice que va siendo hora de madurar en ese aspecto y recordar que tengo dos increíbles hermanos pequeños con los que poco he hecho, entre otras cosas por la diferencia de edad. Y ahora que uno se ha ido algo más lejos, la otra nota esa falta de un hermano que creo que yo tengo que sustituir un poco.. Los quiero a morir, pero siempre he sido muy arisco y poco sentimental con ellos, sobretodo con la chica.. No puedo evitarlo, no suelo ser sentimental ni.. lo que sea que se llame eso. Vale si, afectivo, acabo de caer. Tengo que aprender a matizar mis maneras, sobretodo con ella, odiaría que me recordaran como un capullo insensible que nunca se preocupó por su bien estar. La he cuidado mucho, a ambos vaya. Y sin sentirme obligado. Pero creo que ha sido más a causa de una sobreproteccíón fraternal que otra cosa, no quiero que nunca les pase nada malo. El problema es cuando yo soy eso "malo" que les pasa y no me doy cuenta.


jueves, 28 de noviembre de 2013

Puta pereza

La verdad es que escribir aquí aunque solo lo lea yo, que ni eso, solo lo escribo, me ayuda a soltar lo poco que aun me quedaba ahí guardado y seguir adelante. Ha sido cómodo y a la vez lo suficientemente útil para que me haya venido bien.

La cosa es que ahora viene la puta pereza, esa que es inherente en mi y que nunca se va. Tanto para estudiar, como para trabajar, como para realizar cualquier proyecto que tenga en medio, incluido escribir.

Como ya me desahogué, pues no siento la necesidad de hacerlo, aunque me estoy proponiendo tratar de escribir algo cada día. Pero yo ni sé crear contenido, ni creo que quiera realmente. Cuando tenga ganas de quejarme vendré aquí, me cagaré en todo y listo.

A ver si puedo poco a poco quitarme esta pereza,  porque si no, ni me prepararé físicamente, ni estudiaré, ni escribiré ni nada..

Pero tengo un problema, intento abarcar mucho. Me encanta jugar, empiezo ilusionado y al poco me suelo cansar del juego. He intentado crear varios blogs, y los he ido cerrando por que no me intereso en escribir, salvo el primer día que evidentemente, me vengo arriba con la "ilusión del primer día".

Quiero aprender a cocinar cosas un poco más sofisticadas (puto masterchef), quiero aprender a tocar el bajo, y por ende, la guitarra que es más "fácil" y por lo tanto me ayudará a aprender posteriormente el susodicho bajo. (por no hablar que hasta quiero aprender a tocar el violín). Lo gracioso es que no tengo ni puta idea de musica, ni apenas cultura o gusto musical ninguno. Así, con dos cojones. Pero apenas le meto un poco con la guitarrita que tengo y me canso por que no me sale nada.. ni se que quiero que me salga para ser sinceros.

Tambien quiero aprender fotografia, y me pongo a veces, hoy he visto unos tutoriales y demas, pero luego no se donde ponerme a hacer fotos decentes y me vuelve la pereza.

He empezado un cojón de idiomas y no acabo ninguno, quitando el inglés por esos "maravillosos" años en la academia obligado por mi viejo, que irónicamente ahora agradezco por que el nivel adquirido fue bastante. Italiano, Francés, Japonés.. (si claro, llamadme friki, por qué no?)

 Y la lista continúa, pero para qué seguir..






miércoles, 27 de noviembre de 2013

Masterchef cerrando puertas

A raíz del post anterior tenía pensado enlazar algo a lo que estoy enganchado. Los puñeteros programas de cocina. No el topchef español, ese lo veo pero no estoy tan enganchado. Es el masterchef americano, me tiene cogido por los huevos.

De hecho gracias a esos programas se te abre el gusanillo y te apetece probar a hacer cositas, como es mi caso.

Usando la metáfora anterior, cerrar definitivamente la puerta no fue fácil. Al principio recibes mucho apoyo de los tuyos, los que lo saben, y la verdad ayuda. Pero cuando te toca estar a solas, sientes hasta miedo. Miedo a caer o recaer, a pasarlo mal, es la primera vez en mi puñetera vida que la soledad me asustaba. La cantidad de maneras en las que podía no solo comerme la cabeza, si no hacerme sufrir consciente pero inevitablemente sobre el tema en sí.. me apabullaba. Por "suerte", mis días desde que volví a trabajar han estado bastante completos, por la mañana trabajo, y por la tarde cuando no academia hay Judo. Y casi siempre hay práctica de moto antes.. (a ver cuando consigo quitarme este trámite monetario que es hacer una práctica estúpida de cosas que nunca se me ocurriría hacer cuando me compre una moto).

A pesar de eso, siempre había huecos. Ya sólo los momentos en el coche me mataban, y cuando volvia de las prácticas, clases y demás.. casi me moría porque fuera la hora de dormir y quitarme paranoias de la cabeza. Por no hablar de los fin de semanas, que por primera vez, se me hacían eternos y no quería que llegaran nunca.

Por suerte eso, después de cierto tiempo de "terapia" con amigos,  decidí cambiarlo. Tenía que buscar como distraerme. Lo lógico en mi caso sería tirar por juegos, pero ya me cansaba un poco de ellos, a pesar de que tengo más en mi cuenta de steam de los que usaré en mi puñetera vida. La otra opción son las series, estoy enganchadísimo a ellas. El problema es que ésta, era una afición compartida con alguien con quien he dejado de compartir nada de mi vida.. y por lo tanto "dolía"  retomar.

Y ahí salió engancharse a esos programas. Empecé viendo uno por curiosidad en el Cosmopolitan, ya que mi hermana estaba enganchada a ello. Y me acabó llamando la atención tanto, por que sobretodo por trabajo sólo podía ver el final de los programas y a veces ni eso, que he acabado viéndolos en youtube. Pero en mi caso es el Masterchef USA, me llama bastante más la atención. A raíz de ello me enganché a topchef, y a pesar de que estos son chefs profesionales creo que los americanos siendo noveles, les dan mil vueltas. Si hay una china ciega que se mea en todos joder.



Y con la tontería, y finalizando la tercera temporada. y con alguna salsa, postre y pizza por medio.. casi puedo agradecer que un programa de esta clase me haya distraído y ayudado a no comerme la cabeza tanto para acabar regular de la cabeza. Esto lo exagero, por que yo no tengo OCD, o eso creo, pero si no llego a relajarme con programas como este hubiera acabado como este chaval:



Que cosa más triste macho. Este chaval se llama Neil Hilborn y es un poema, desconozco si basado en su realidad pero vaya.. Yo sin tener OCD (Obssesive-Compulsive Disorder), algo si me siento identificado, manteniendo claramente las distancias, porque el hecho de no comprender porque se cerro aquella puerta.. me estaba volviendo loco..

Ahora por suerte no es así. Y algo si debo agradecérselo a la cocina y a ese tipo de programas. Absurdo pero real, me enganche a un Masterchef para cerrar puertas.


martes, 26 de noviembre de 2013

Sacrificios

Echas la mirada atrás y te das cuenta de la cantidad de  sacrificios hechos a todos los niveles. 

¿Y al final para que? Para quedar como idiota incrédulo cuando te dan el frío portazo en la cara. Sin apenas saber qué decir, porque ni siquiera quien te cierra la puerta tiene muy claro por qué, o al menos no quiere decírtelo.

 Y aún así uno intenta que la puerta quede entreabierta para un último y estúpido intento, agarrándote a una puñetera última esperanza, sobretodo de entender que cojones ha pasado, y no solo te le han puesto el pestillo, si no que sin ni siquiera dignarse a usar la mirilla te hablan desde el otro lado de la puerta pidiendo que no intentes abrirla, que la llave ya no funciona.

Tantas horas utilizadas y sacrificadas para que al final todo esto se desmoronara en una falsa realidad, más falsa de lo que al final yo mismo quise creer. Cuando más empezaba a pensar que era una realidad palpable, se convirtió en una cruda e hiriente mentira. Y la cara de tonto no te la quita nadie.

Una vez que enfrentas la realidad y te das cuenta de que había en realidad, lo empiezas a sobrellevar. El problema es cuando echas la vista atrás, que según el día la herida sangra más o menos, te llenas de melancolía, rabia, o incluso alivio. 

Cuando se trata de melancolía sólo puedes joderte y aguantarte las ganas de pensar en cualquier tiempo pasado. Tirar a mirar hacia delante y sobretodo luchar porque el negativismo no te invada y te coma las fuerzas. Por que señores ese es otro sacrificio.. que te quiten las ganas de todo, que no sigas adelante con algún proyecto por culpa de la falta de ganas. Por perder tiempo pensando en algo que ya no solo no merece la pena, si no que no merece ser recordado siquiera.

El día que es alivio, aún lo agradeces, pero cuando entra la rabia, es casi peor que la melancolía. Empiezas a recordar los malditos sacrificios, pero a todos todos los niveles. Y no hablo ya de horas, o del esfuerzo económico. Ni de los esfuerzos por cuadrar cosas en el trabajo para poder permitirme ir. Hablo de los sacrificios mentales y sentimentales, porque aseguro que en ningún momento esta situación fue fácil. Y hubo que echarle "muchas guindas al pavo".  Te dan ganas de todo.. primero de pedir compensaciones. Pero eso a alguien como a mi no le va a llenar. Se te llena el cuerpo de ira, y de ganas de venganza, un cabreo monumental. Al final acabas dándote cuenta por suerte de que no tienes nada por lo que "vengarte". Pero el primer impulso es muy peligroso. Suerte que me enfrío casi tan rápido como me caliento. 

El mismo día que me golpearon con la pesada puerta de metal, la más fría y pesada que encontraron, me entraron las peores ganas de cometer una locura propia de un estúpido crío de 15. Esas locuras que ahora en calma recuerdas y piensas casi avergonzado "menos mal que no hice nada".. 

Ese mismo día la rabia fue de las más incontroladas, sobretodo por el calor del momento. Por suerte tengo unos amigos cojonudos; pocos, porque yo puedo presumir de tener pocos, como siempre elegí tener; pero cojonudos. Que a pesar de ser los mejores que podrían tener, no paran de sorprenderme en como apoyaron a la causa, hicieron sus propios sacrificios, y en como me volvieron a la realidad, evitando que hiciera cualquier estupidez. Por no hablar de como me ayudaron a volver a ser yo, en parte. Que no debo ser exactamente yo, pero de eso ya hablaré en otro momento si me apetece.

Es por gente así por la que si merece hacer sacrificios, y lo haces gustosamente. Sabiendo que no tendrás nunca que arrepentirte por haberte sacrificado. Pero cuando te has sacrificado por algo en vano, duele.. y duele bastante más de lo que pensaba.

Por suerte, cada vez es más la sensación de alivio que la de rabia, o melancolía. Alivio de que esos sacrificios no volverán a repetirse.


lunes, 25 de noviembre de 2013

En marcha para estudiar.

Como he escrito en breve voy a ponerme a estudiar para el mini test de esta tarde. Es bastante fácil ponerse a estudiar con esta chica de fondo, toca y hace música increíble.

Lindsey Stirling. La conocí en el pixel ilustre, porque toca también versiones de canciones de juegos y tal. No le hice mucho caso, pero el otro día escuchando a Walk off the earth haciendo buena una canción de Myley "tongue" Cyrus, estaba ahí en la lista de recomendados.. y junto a las Anti-Queens, ha sido un gran descubrimiento. Aparte de ser una pedazo de freak muy suelta, sus canciones me encantan. Siempre me gustó el violín, y que lo toquen de esta manera tan "moderna" (odio lo de "violin pop" pero bueno), ayuda aún más.


3 años y meses despues

Una vez más, me motivo un día, escribo y lo vuelvo a dejar durante años. Esta vez no creo que sea diferente, pero ahí lo dejo. Total esto no lo lee nadie salvo yo. Y me sirve para rajar y quedarme a gusto.

Vengo de suspender un puto examen práctico de moto. Por segunda vez. Un mes donde no paro de sentir fracasos, se une uno más. Esta vez estaba más convencido de que podía sacar algo positivo. Iba más relajado y más confiado, sin dejar que los nervios me pudieran, pero la falta de práctica en estos 3 días, por la lluvia y el fin de semana, ha hecho que le haya perdido el tacto lo suficiente para "olvidarme" a girar bien.

"Bueno a la próxima será". Eso me están diciendo todos, y eso me seguirán diciendo. Un mal consuelo que lejos de hacerme sentir mejor, me sienta como una patada, porque parece que en esa frase viene implícito el dedo señalándote como fracasado.

Pero esta vez, lejos de deprimirme y venirme abajo todo el día como estaba apunto de hacer. Me he resuelto asistir a clase esta tarde, por que sí, estoy yendo a una academia a ver si saco unas oposiciones y cambio de trabajo.. y prepararme ahora por la mañana el pequeño mini examen que tenemos. En vez de enfrascarme en juegos tontos de Steam, voy a intentar ser más responsable. Ya saldrá lo de la moto... pues sí, ya saldrá.. lo que no voy es a obcecarme en que he fallado y que eso me arruine el resto de planes, como en este caso estudiar y tomarme en serio unas clases que peligran. Estoy viendo que voy a hacer como en el colegio, instituto e universidad.. Asistir, comprender, coger nociones y pasar de estudiarlo en casa. Que sí, que siempre he tenido facilidad para ello, pero no para el trabajo, no para machacar, y de qué sirve entender que te explican si en una semana lo olvidas por no repasarlo, por no estudiar? No sirve absolutamente de nada salvo que tengas una memoria increíble que por desgracia solo tengo para recordar cosas malas.

Así que nada, a organizarme, estudiar, y sacarme esta mierda adelante. Es increíble que, aun teniendo trabajo, y en teoria un puesto "fijo" en el sitio donde estoy ahora.. si quiero "para siempre" gracias a una oportunidad muy bien aprovechada.. me sienta fracasado por no conseguir adquirir algo mejor. Que asco no poder evitar autopresionarse tanto.

Ale, hasta el 2016 que escriba de nuevo.